16 jul. 2020

EDITORIAL | "El Señor X existe, y muchas veces no sabe leer" (por Aldo Ortiz Pardo)

Jueves 16 de Julio de 2020.- Con tanta cosa que ha pasado, con tanta pandemia, campañas del terror,  árboles caídos que hacen de leña, personas y personajes que leen sólo los titulares de las noticias y comentarios, es que de repente, no había tenido la posibilidad de estar junto con ustedes en otra Editorial para este medio independiente, cuyo único compromiso es Chile y los chilenos, como lo es el caso de RCI. Hoy quiero hacer un símil con una famosa serie de televisión que campea en todas las parrillas programáticas ávidas de rating, como lo es el caso de "Los Simpsons".

En esta serie, había un personaje muy especial, llamado "El Señor X", que todo el mundo sabe que se trata del protagonista (Homer Simpson), una persona con un cerebro del porte de un colibrí, de una ciudad llamada Springfield y que tiene el destino de miles de habitantes al trabajar torpemente en una planta nuclear. Hasta aquí, nada especial. 

El problema es cuando Homer, se instala con una página web a difundir chismes y cosas inexistentes de otras personas y personalidades bajo el pseudónimo de "El Señor X", siendo una suerte de "justiciero virtual equivocado", pero que traiciona todos y cada uno de los valores que mueve este trabajo de informar y comunicar que se llama, justamente, "comunicación social", el que los amigos con títulos y años de universidad denominan "periodismo".

Esta suerte de justiciero de marras, levanta una página web - en una era donde las redes sociales ni siquiera existían - y empieza, como todos, a publicar "golpes informativos", donde sendas realidades y verdades eran expuestas con toda crudeza, dejando las estructuras del poder en evidencia. Pero como toda historia tiene un final, la gente se alejó del Señor X, y éste empezó a revitalizar sus "contadores de visitas" usando una técnica tan deleznable como aborrecible : mentir.

Expuesto el paradigma, es el momento de empezar a señalar que en estos tiempos difíciles, hemos visto cifras halagadoras sobre el nacimiento de medios digitales, los cuales con nobleza y entrega se hacen de un prestigio bien ganado de informar, acompañar, entretener a su público, cosa que se refleja en su independencia y en su trabajo comprometido, consecuente y muchas veces, solidario.

Pero también hemos visto que en busca del rating o del reconocimiento de las personas, muchos hacen de "Señor X", naciendo como incipientes "medios digitales", exponiendo el prestigio que tanto nos ha costado ganar, con chismes, mentiras, cotilleos, noticias a medias, "pirateos" de material sin respetar la fuente original. La opinión pública, expuesta a tanto bombardeo de información sin respaldo, fuente, ni asidero real, nos cuestiona, nos pide explicaciones - quizá con justa razón - acerca de las razones que tienen estos pseudocomunicadores para hacer lo que hacen, los que cuando se acaba todo su fundamento, recurren a la funa. Argucia miserable y deplorable para quienes se dicen comprometidos con una causa comunicacional.

También conocemos otro tipo de "Señor X". Ya hemos hablado que el nivel mental de Homer Simpson es inferior al de un colibrí y por lo tanto, cuando alguien se deja llevar por la idea de un titular de un artículo, crónica o editorial sin siquiera abundar en lo escrito líneas más abajo, deja entrever su bajísimo nivel intelectual. Por lo que también queda más expuesto a las agresiones contra la verdad.

Es por eso, que es necesario establecer mayores estándares de ética y moral en los medios de comunicación. Más aún en los digitales, que somos los que mayor cobertura tenemos usando menor infraestructura. Siendo respetuosos de la Ley, sometiéndonos a su arbitrio y trabajando concienzudamente como hasta ahora. Verificando la información, contrastando las fuentes, y respetando a los propietarios originales en caso de tener que copiar una información de un tercero. En tiempos de pandemia, o en tiempos de paz, de esta manera podremos desterrar al "Señor X" que está muy presente en nuestra sociedad.

Escrito por : Aldo Ortiz Pardo. Fundador y Propietario de RCI Medios. Presidente de la Agrupación de Medios Independientes de Atacama (AMIA)





0 Comments:

Publicar un comentario