6 dic. 2019

Educación Parvularia, niños y comunidad en Tierra Amarilla como ejemplo de inclusión

Viernes 06 de Diciembre de 2019.- En la comuna de Tierra Amarilla, JUNJI está presente a través del centro educativo cultural de la Infancia (CECI) “La Casita de Gabriela”, ubicado en la Población Gabriela Mistral. Esta modalidad de atención surge desde un modelo de gestión comunitaria, que relaciona a la institución con las organizaciones sociales presentes en el territorio, bajo un enfoque de trabajo en redes, lo que permite la participación de agentes comunitarios en la labor educativa. Esta apertura a la comunidad permite a JUNJI acoger actualmente a 12 párvulos entre 2 a 5 años de edad, contando con un equipo educador conformado por Mónica Álvarez Peralta y Danae del Canto Tapia. Durante el mes de julio del año 2018, esta dupla recibió al pequeño Johan Granja Caicedo; Su madre Keitty Caicedo Rementería, oriunda de Buenaventura, Colombia, logra acceder al establecimiento, manifestando su confianza en que será el mejor lugar para que su hijo permanezca, mientras ella trabaja para mantener a su familia, la que comparte con su hijo Johan. Bajo este marco de confianza, las agentes educativas aceptan este desafío, pues Johan tiene un diagnóstico de Esclerosis Tuberosa, cuadro que exige una observación permanente y un aprendizaje sobre los síntomas que pueden presentarse. Lo anterior, para Mónica y Danae más que una barrera fue una oportunidad para avanzar en construir un centro educativo donde todas las niñas y niños sean educados bajo dos pilares fundamentales: amor y confianza. 

De esta forma, las funcionarias de JUNJI y la madre de Johan comenzaron un abordaje integral del párvulo, lo que ha permitido ir mejorando gradualmente sus condiciones de salud, las que son necesarias para que pueda ir conquistando aprendizajes en conjunto a sus pares. Las niñas y niños que asisten al centro educativo han comprendido antes que los adultos que una comunidad que avanza en Inclusión traspasa sus fronteras. El pequeño Johan ha sido tratado desde su ingreso al centro educativo en el Hospital Regional de Copiapó y el Instituto Teletón. Asimismo, fue derivado al Complejo Asistencial San Borja Arriarán, centro de referencia nacional en Santiago y que se especializa en patologías neuromotoras de la Infancia. Este viaje le permitió ser evaluado por la especialidad y se constataron los avances que su inclusión al programa educativo le han aportado en su desarrollo. 

Junto con esto, JUNJI Atacama ha acompañado a Johan en diversas activaciones de redes públicas para lograr su apoyo en beneficio del párvulo. A través de los fondos regionales de acción social (ORASMI) de la Gobernación de la Provincia de Copiapó, se logró el financiamiento para la adquisición de un fármaco que utiliza habitualmente, lo que es un aporte significativo para el resguardo de su tratamiento médico. También, se apoyará a Johan en la obtención de su registro nacional de discapacidad, que le permitirá acceder a beneficios sociales y ayudas técnicas a lo largo de su vida, igualando sus posibilidades de participación en nuestra sociedad. Por otra parte, relevamos el papel que cumplen sus agentes educativas y la necesidad de capacitación permanente, en este sentido las redes de apoyo han sido un aporte trascendental. El Centro de Salud Familiar Salvador Allende de Tierra Amarilla a través de un equipo compuesto por una Educadora de Párvulos y un Kinesiólogo, han incorporado al CECI “La Casita de Gabriela” en un pilotaje de programa de atención temprana, que permitirá la atención profesional en el centro educativo con una frecuencia semanal y por un período de tres meses, lo que permitirá evaluar los avances que experimente Johan en su crecimiento. 

Keitty Caicedo Rementería, madre de Johan, agradeció la gestión, atención y apoyo que realizan los agentes educativos del centro donde asiste su hijo, “desde el día en que lleve a Johan a su jardín él ha tenido un avance considerable en su relación con los demás niños y niñas, está mucho más sociable y expresa con más seguridad sus emociones. Además, agradezco que como institución hayan hecho la gestión sin tener una obligación mayor con Johan, que es la de solo educarlo. Ellos como centro gestionaron y lograron conseguir un medicamento que por mi propia cuenta yo no hubiese logrado, ya que no cuento con los recursos para hacerlo, por esa razón es que estoy muy agradecida de todo o que han hecho hasta hoy por mi hijo”, señaló.

El Director Regional de JUNJI Atacama, Luis Campusano Kemp, destacó la gestión realizada por el centro “Casita de Gabriela” y sobre todo el compromiso de los agentes educativos, “Es gratificante ver como la diversidad se valora en el aula como una característica que desafía y enriquece el proceso de enseñanza y aprendizaje. En este sentido, y con la gestión realizada por las técnicos y coordinación, queremos seguir siendo una institución pública que promueve la Inclusión y avanza en calidad educativa, lo que nos permite, como en este caso, mostrar el trabajo que realizamos como educadoras y educadores con un amplio sentido humano y que velan por garantizar el derecho insustituible de las niñas y niños a la Educación en las mejores condiciones para su desarrollo integral” indicó.  

Finalmente, José Molina, Coordinador Regional de los Centros Educativos Culturales de Infancia (CECI). Indicó, "Como parte del equipo técnico de JUNJI Atacama, hemos activado las redes de apoyo en colaboración de Johan, pues ha sido necesario involucrar a otros actores que faciliten gestiones necesarias para su bienestar y que entendemos como un derecho que el Estado debe garantizar y nosotros lograr que eso ocurra, desde una perspectiva de Educación Inclusiva, donde el equipo del CECI ha sido un aporte fundamental".



0 Comments:

Publicar un comentario