26 mar. 2017

COMENTARIO : "Garantizar un juicio justo y un digno trato a la víctima" (Por Amada Quezada, Consejera Regional de Atacama)

Domingo 26 de Marzo de 2017.- Tenía en la mente varios temas para esta columna, el avance de obras en Atacama, el trabajo al interior del Consejo Regional, la descentralización y hasta el refichaje de los partidos políticos… pero en mi mente quedaron grabadas las palabras e imagénes difícil de borrar… Nabila, mientras relataba ante el Tribunal Oral en lo Penal: "Cuando volví a Coyhaique vi a mis hijos, los toqué y no me reconocían. Los más grandes también lloraban, yo decía cómo los voy a ver, cómo los voy a vestir, cómo los voy a sacar a pasear. Yo sufrí demasiado, por eso dije la verdad”. Sin duda, sus palabras no dejan a nadie indiferente y con impotencia ante lo ocurrido. 

Asimismo, el actuar del defensor, pese a las objeciones del fiscal, se permitió escudriñar en la vida privada, íntima y sexual de la víctima, lo que no era el objeto de investigación. Mientras presenciaba el juicio, sentía el hostigamiento, incluso violentada y revictimizada mientras entregaba su testimonio. 

Esa escena, ese dolor, esa impotencia, es la que me hizo pensar en cuántas mujeres más, en igual situación, podrán sentir la confianza en un Estado y específicamente en el poder judicial, que tiene la obligación de garantizar un juicio justo y un trato digno a la Víctima… Pero después de haber presenciado el juicio de Nabila, ¿será eso posible? 

Quienes hemos venido desde siempre en esta lucha de la equidad de género, de eliminar el flagelo del machismo, de construir una sociedad justa, donde no exista el FEMICIDIO o los intentos frustrados de este delito; sentimos que hay dudas de que en el juicio de Nabila no se garantizó este derecho.

Un trato de "tuteo" para ella y de "Sr" para el “Señor Ortega”, en calidad de imputado, queda para una discusión en la ciudadanía del trato discriminatorio otorgado a Nabila. 

 Ella tuvo que recordar aquel día en que, con fracturas en el cráneo, sin globos oculares y sin sus piezas dentales, acontecieron los hechos, ante un abogado defensor que ha sido objeto de críticas por esta revictimización. No olvidemos que existen estándares internacionales de DD. HH en dicha materia y lo que se vivió casi hace asumir que se buscaba justificar que eso era merecido por algo que hizo mal desde su persona, es decir, de víctima a victimario. 

Si bien es cierto, la cultura chilena es reconocida como machista, con instituciones y personas que aún están en esa posición, no es menos cierto, que se han dado grandes pasos para acotar esa brecha de discriminación y desigualdades entre hombres y mujeres, pero, aún persisten estos ataques y asomos de misoginia que la sociedad no debe tolerar.

(Por Amada Quezada Araya, Consejera Regional de Atacama para Radioceleste Chile)



0 comentarios:

Publicar un comentario