14 dic. 2016

Familiares de Ejecutados Políticos y Detenidos Desaparecidos de Atacama denuncian "negligencia" tras entrega de cuerpos de fusilados en Tocopilla

Miércoles 14 de Diciembre de 2016.- La Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos y Detenidos Desaparecidos de Atacama recibe una nueva y desagradable sorpresa, acerca de posibles errores o negligencias en la fase de identificación y entrega de los cuerpos de dos copiapinos fusilados en una mina en la ciudad de Tocopilla, en los hechos posteriores al 11 de Septiembre de 1973.

Así lo hizo ver el Presidente de la Agrupación, Rodolfo Villarroel, quien a su vez indicó que "Nosotros habíamos denunciado que los restos de Luis Segovia Villalobos  y en su momento los de Carlos Benavides Garay, en su momento se supo que el ataúd tenía tres brazos, por lo tanto se pidieron reiteradamente las diligencias para exhumar los cuerpos y verificar a quienes pertenecen esos restos". Villarroel acusó directamente a las autoridades de la época en que se hizo la denuncia - entre los años 2004 y 2005 -, de haberlo "vapuleado, y hasta el Diputado Leal me trató de loco".

Hoy en día y transcurrido un tiempo desde las denuncias, los familiares de las víctimas comprobaron que las "denuncias eran ciertas", a juicio de Villarroel, ya que "en el ataúd de Carlos Benavides Garay había un cuerpo completo con un brazo y nueve piezas óseas más que le sobran a ese cuerpo".  Se hicieron los peritajes de identificación y "nos encontramos con la sorpresa que de los siete dedos momificados que tiene ese ataúd, uno pertenece a mi padre, Agustín Villarroel Carmona, lo que agrava la situación".

A partir de ahora, los Familiares de Ejecutados Políticos y Detenidos Desaparecidos de Atacama empiezan a vivir con las dudas "de saber a quién pertenecen esos restos", sabiéndose que hay otros 29 desaparecidos en esa mina de Tocopilla, y "queda claro que los restos atribuidos, por ejemplo, a Augusto Villarroel pertenecen a otra persona". Rodolfo Villarroel a su vez puntualiza "de qué forma puedo decir a la opinión pública que los restos de Luis Segovia o Carlos Benavides  son de otra persona. Hoy en día en vez de decir que soy hijo de un Ejecutado Político tengo que volver a decir que soy hijo de un Detenido Desaparecido".

El Presidente de la Agrupación de Ejecutados Políticos y Detenidos Desaparecidos de Atacama no descartó la posibilidad de entablar una nueva querella contra el Estado de Chile por negligencia dolosa en el proceso de la identificación de los restos.

DEBATE

A su vez, el Dirigente señaló sentirse "extrañado" por el inicio de un debate hace algunos días en medios de prensa acerca de lo que "se hace con los condenados por crímenes de lesa humanidad", mientras no existe el mismo debate con los miles de chilenos que aún permanecen en condición de desaparecidos, o con los "cientos de agentes de la CNI que permanecen libres y sin juicio ni castigo, preocupándonos como país si damos libertades a los asesinos". Rodolfo Villarroel tuvo palabras para definir los procesos de Derechos Humanos abiertos como "una herida que aún no ha cerrado, y estos debates reabren una y otra vez la herida, y estos baldes de agua fría nos caen una y otra vez".



0 comentarios:

Publicar un comentario