26 nov. 2019

Crisis en Chile | Copiapinos hacen guardia y pernoctan en sus tiendas para evitar saqueos y destrozos por parte de los manifestantes

Martes 26 de Noviembre de 2019.- Locatarios y ciudadanos del centro de Copiapó, han hecho guardias y pernoctado para evitar los destrozos en sus propiedades, desde el día uno de los saqueos. Eventos que según información de Carabineros, registran 598 eventos a la fecha, y donde funcionarios policiales han detenido 565 personas, 217 de ellas por saqueos.

Ilícitos que junto a los incendios y desmanes sumaban 121 pymes afectadas, al 6 de noviembre, según el primer catastro de la Seremi de Economía. Institución que realizará un segundo conteo de pymes que hayan sufrido destrozos, cuyo plazo de inscripción finalizó ayer.

Medidas
Para evitar robos y daños, el presidente de la Cámara de Comercio en Copiapó, Arnaldo Papapietro, señaló que los pequeños empresarios han "actuado igual que en otras ciudades, algunos duermen dentro de los locales. Hay gente que se junta, se ayuda, tienen grupos de WhatsApp donde se organizan por calles, Atacama tiene uno, Chacabuco otro y así (...) Hay solidaridad entre los pequeños comerciantes, las pymes se ayudan entre todos".

No obstante, pese a los esfuerzos hay tiendas que tras los saqueos han debido cerrar. Al respecto, Papapietro mencionó que "hay algunos que no vuelven a abrir, como es el caso de Bavaria, ellos cerraron y están vendiendo sus cosas, Albasini lo han visitado unas seis veces, están abriendo solo uno o dos locales, el resto ya los cerró, Saxoline también lo han visitado unas tres veces, creo que ya no abren (...) El primer robo puede pasar, pero ya a la segunda o tercera el comerciante quiebra y no abren. Ojalá que se den cuenta de eso los que destruyen a los pequeños empresarios, que no lo hagan con ellos. Los están prácticamente cercenando", enfatizó el presidente de la Cámara de Comercio de Copiapó.

Mientras que el presidente de la agrupación Barrio Alameda, Javier Butrón, sostuvo que en su gremio se vive con una preocupación constante. "Hicimos grupos de vigilancia para resguardar el barrio, cada vez que se ha llamado a manifestación y sabemos que pueden venir al barrio salemos a las calles y nos quedamos en lugares estratégicos pensando en que no nos rompan los negocios. Uno de los días que no salimos a la calle por no saber que venían a este sector nos rompieron planos, señalética del barrio, que eran nuestras, ni siquiera eran municipales", mencionó Butrón.

Además que han debido adaptar los horarios de atención por la inseguridad que provoca la contingencia social. "Cerramos mucho más temprano, se abre tarde porque la gente no llega a comprar a las y estamos cerrando a las 18, 19 horas. Después de eso no hay opción de seguir atendiendo, los bares y restaurantes extienden un poco su horario hasta medianoche, después de eso la gente tiene miedo de venir", comentó el presidente de Barrio Alameda.

Desde Comercial Bianca complementaron las palabras de Butrón, expresando que "los comerciantes no tenemos vida, estamos todos los días en los locales, venimos a mirar. La gente está tan ofuscada que a veces se van a los golpes".

Inseguridad
Por su parte, Carlos Olivares, vendedor ambulante de mote con huesillo, expresó que en su caso "la inseguridad se hizo una triste moda, los Carabineros abusan de la fuerza y los manifestantes hacen los suyo, te ponen en una encrucijada, no sabes qué hacer (...) A eso hay que sumarle que los anuncios del Presidente molestan a la gente, se indignan con más presencia policial o de fuerzas armadas en las calles", señaló Olivares.

Igualmente, el encargado de estacionamiento, Boris Gatica, sostuvo que "siento incertidumbre cuando por el trabajo me toca hacer depósitos o cuando dejo a mi contra turno en la noche, porque me voy y no sé si le puede pasar algo. La rutina no es la misma, no salgo de noche (...) La presencia de la fuerza pública creo que es una provocación indirecta para los manifestantes, la gente desconfía".

Respecto a la provocación que podría suponer la presencia policial para los manifestantes, el jefe de la III Zona de Carabineros de Atacama, Jorge Tobar, sostuvo que "me parece irracional que la presencia de un carabinero provoque conductas, las va a provocar en quienes quieren ofender o transgredir estado de derecho, nada más que eso. La presencia de los carabineros en cuestiones de seguridad pública y orden público no es una obligación legal y constitucional. El único que se siente provocado u ofendido es el que quiere ofender el estado de derecho".

A su vez, Elizabeth Roberts, presidenta de la Junta de Vecinos San Francisco, que abarca el centro de la capital regional, manifestó que la inseguridad en su sector proviene de que "nos quemen los carros de basura y se puedan provocar incendios en las viviendas. En la esquina de Yumbel quemaron la AFP Modelo, siempre están quemando los contenedores. Nosotros para salvar algunos les echamos agua".

Además que "la gente se encierra temprano, los negocios cierran, el sector centro está muy malo. En una protesta, no recuerdo la fecha, vi una camioneta blanca que pasó por Chañarcillo contra el tránsito, le tomé la patente y avisé a Carabineros porque venía llena de bidones de bencina atrás. Después que llegó Carabineros y pasó todo, el conductor se reunió con otra persona, eran unos hombres altos de pelo corto, es lo que vi (...) También con el uso de lacrimógenas preocupa, como hay adultos mayores, el olor afecta a la gente y es otro motivo más para entrar luego a las casas", concluyó Roberts.

Consultado sobre el aviso a Carabineros por la camioneta con bidones de bencina, el mayor de la Segunda Comisaría de Carabineros, Carlos Mesa, explicó que "no tengo información sobre ese llamado, sin la fecha es imposible entregar información. Habría que escuchar todas las llamadas telefónicas que se han realizado", declaró Mesa.

Fuente : http://www.diarioatacama.cl/impresa/2019/11/26/full/cuerpo-principal/2/texto/?utm_source=pagina&utm_campaign=soychile&utm_medium=3



0 Comments:

Publicar un comentario