12 dic. 2016

Defensores de la Infancia envían indicaciones al Senado para la llamada Ley de Identidad de Género

Lunes 12 de Diciembre de 2016.- Las organizaciones defensoras de la infancia, Programa Abrázame, Fundación Infancia, Corporación Emprender con Alas, ONG Firmamento y Movimiento Nacional por la Infancia, enviaron carta a los Senadores chilenos con indicaciones de cara a la votación del día de mañana martes 13 de Diciembre, sobre la aprobación de la Ley de Identidad de Género en Chile.

Dentro de explicar y valorar que en el país se genere el espacio para generar las garantías del desarrollo pleno del ser humano y la búsqueda y protección de la identidad como valor fundamental, las organizaciones presentan indicaciones que se orientan en dos ámbitos claros y distintos entre sí: La eliminación de la intervención del aula de los niños en primera infancia (desde el nacimiento hasta los 8 años de edad), en la que se pretende mostrar a los niños las diversas condiciones sexuales, mediante visitas de personas con diversas condiciones, para hablar directamente de sexualidad con los niños, sobre la idea de que independiente del cuerpo físico en que los niños nazcan, pueden sentirse perfectamente como su sexo contrario, recibir visitas en la sala de parejas de mismo sexo, de personas transexuales, entre otras realidades y personas a presentar, todo lo anterior sin existir consulta previa a los padres y por otra parte, como segundo ámbito, las organizaciones civiles presentan indicaciones orientadas al fundamento teórico de la ley, basándose en las dudas existentes sobre la teoría de género y específicamente los estudios desarrollados por su precursos (Alfred Kinsey, informes del año 1948 y 1953), quien ha sido cuestionado hasta el dia de hoy porque un importante porcentaje de sus conclusiones, especialmente las orientadas a los registros de las conductas y efectos de la sexualidad en niños desde dos meses de edad hasta los 15 años, fueron realizadas mediante el registro de violaciones reales, ejecutadas por pedófilos reconocidos,  que trabajaron para el equipo de Kinsey y no fueron denunciados e incluso hay evidencia y testimonios de niños que denuncian que sus propios padres recibieron dinero para violarlos repetidamente mientras Kinsey y su equipo registraban los hechos, siendo este estudio entonces una serie de recopilaciones de efectos de violaciones sistemáticas a niños y no una descripción de la sexualidad desarrollada normalmente en un entorno protegido y velando por la seguridad del niño.

Las propuestas se enmarcan en dirigir las intervenciones y trabajos grupales a los padres y no a los niños, eliminando la mecánica de intervención del aula para evitar la sexualización en la primera infancia, indicando que los niños no necesitan trabajar su tolerancia ya que ellos son sanos e inclusivos por naturaleza y que las dinámicas de apertura e inclusión de las diversas condiciones sexuales deben focalizarse en los padres para que desde el mundo adulto se construya un entorno fraterno e inclusivo y que a los niños se les deje vivir en tranquilidad y protección, en un ambiente estable, sus años de primera infancia (0 a 8 años) y segunda infancia (8 a 12 años). Además, presentan argumentos sobre los efectos nocivos de la sexualización en edades tempranas, mencionando los hechos que viven día a dia los niños abusados por sus mismos compeñeros en hogares del SENAME, a raíz de que los niños que han vivido sexualización permanente, ya sea visualizando o siendo víctimas de abuso, generan una naturalización de estas conductas y la repiten con sus pares, siendo esto a juicio de las organizaciones un gran riesgo para la salud mental de todos los niños de Chile en sus primeros años.



0 comentarios:

Publicar un comentario