27 dic. 2019

Concejal Paloma Fernández señala que hay que "transparentar la legalidad del contrato con Cosemar y la Municipalidad"

Sábado 28 de Diciembre de 2019.- Sin duda alguna, una de las consecuencias político administrativas que trajo consigo el estallido social, es que la población está más interesada y atenta a la forma en que se ocupan y distribuyen recursos, así como también, el desempeño de las entidades públicas. Un elemento importante a transparentar son las licitaciones públicas.

Este jueves 26 de diciembre se resuelve la licitación del “Servicio integral de recolección de residuos sólidos domiciliarios de la comuna de Copiapó” contrato que supera los 2.800 millones de pesos mensuales. Esta licitación podría continuar en manos de Cosemar, a pesar de los cuestionamientos, realizados  por la Contraloría regional en su informe final 911-17 respecto de las concesiones de aseo otorgadas por la Municipalidad de Copiapó, a esta empresa, informe que tenía por finalidad evaluar el cumplimiento de lo previsto en la ley N° 19.886, de Bases sobre Contratos Administrativos de Suministro y Prestación de Servicios. En este informe la Contraloría concluye que hubo faltas administrativas, legales y que además la empresa presenta deficiencias e incumplimientos en la prestación del servicio, sin que se le hayan cursado las multas correspondientes, instruyendo un sumario para establecer las eventuales responsabilidades administrativas.

Al respecto, Paloma Fernández, Concejal de la Comuna de Copiapó, ha presentado una solicitud de fiscalización a la Contraloría, dado que se realizó una prórroga del contrato, que se extendió más allá de lo que permitían las bases especiales de la licitación y con esto se estaría poniendo a la empresa COSEMAR en una situación privilegiada, respecto de otros oferentes, puesto que debió haberse llamado a licitación en el mes de mayo de 2018, una vez terminado el contrato firmado en mayo de 2012 y en el evento que hubiera operado la prórroga de seis meses, esta sólo podría estar vigente hasta el 07 de noviembre de 2018, con esto se estaría omitiendo el llamado a licitación, con la aprobación del H. Concejo Municipal en sesión ordinaria N°40  de 2018.

La Contraloría General de la República, en su Dictamen N°17.523 del año 2018 puntualiza, la estricta sujeción a las bases a fin de respetar la legalidad y transparencia que deben primar en los contratos que celebren los órganos de administración del Estado.

Posteriormente a la aprobación de la prórroga del contrato de COSEMAR hasta el mes de Junio de 2019, es decir siete meses más de lo permitido por las bases, se procedió a un trato directo por seis meses más, nuevamente con la aprobación del H. Concejo Municipal en sesión ordinaria N°20  de 2019, hasta diciembre del presente año, sin respetarse a juicio de la Concejal el principio de juridicidad y tampoco el principio de probidad administrativa.

Finalmente, Fernández expresa que “resulta fundamental el respeto por la legalidad y transparencia que debe primar en los contratos de la administración pública, así como los principios de libre concurrencia de los oferentes y de igualdad ante las bases, por lo mismo me preocupa que nuevamente Cosemar pueda ganar la licitación de recolección de residuos domiciliarios si ha habido tantas irregularidades en sus contratos, ya que además la empresa tiene  el contrato de barrido de calles y de disposición final de la basura, lo que además limita el avanzar en una política de reciclaje que disminuya la cantidad de desechos que genera la comuna, puesto que la empresa obtienen mayores ganancias a mayor cantidad de basura”.



0 Comments:

Publicar un comentario