6 jun. 2019

Gobernador Corrales: “Nuestro Gobierno se ha comprometido a reducir sus emisiones de gases efecto invernadero en un 30% por unidad de PIB al año 2030”

Jueves 06 de Junio de 2019.- El Ministerio de Energía para el cumplimiento de este compromiso en este sector, se comprometió en la elaboración de un plan de retiro de las unidades a carbón que operan en el país, dado que el 78% de las emisiones totales de gases efecto invernadero (GEI) del país corresponden a esa área, por lo que presenta esta acción como fundamental.

En este sentido, el gobernador de Copiapó, Manuel Corrales, señaló sobre el Sistema Eléctrico Nacional que “existen 28 centrales termoeléctricas a carbón, ubicadas en seis comunas de nuestro país  como son Iquique, Tocopilla, Mejillones, Huasco, Puchuncaví y Coronel y pertenecientes a cuatro compañías que son Enel, AES Gener, Colbún y Engie. En donde, la puesta en servicio de la primera de estas centrales fue en el año 1969, es decir, ha operado por un espacio de 50 años. Sin embargo, una parte importante de nuestro parque generador a carbón, recién inició sus operaciones, dado que, la última unidad comenzó a operar en mayo de 2019 y el promedio de operación de todas las centrales es de 18 años”. 

Los avances tecnológicos, en esta materia, hacen posible sustituir gradualmente las centrales a carbón con otras energías que son renovables y competitivas, altamente disponibles en Chile, provenientes del sol, el viento, la tierra y el agua. Lo que hace posible generar en un recambio en el parque de generación a uno más limpio en términos de contaminantes locales y de emisiones de gases de efecto invernadero, siempre con la seguridad de que se cuente con la infraestructura necesaria para ello.
Agregó, Corrales que “dentro de las características de la generación a carbón destaca que es una energía de base, es decir, que su generación no es variable y está disponible en forma continua. Además, en los últimos años esta tecnología ha sido competitiva con respecto a otras fuentes de generación por lo que han aportado a un suministro eléctrico seguro y económico. Sin embargo, la generación eléctrica en base a carbón genera mayores niveles de emisiones, al representar un 26% del total de emisiones en nuestro país”.

Anuncio, que se realiza ad portas a la COP 25, conjunto con la ley de eficiencia energética, los avances en electromovilidad, la electrificación de usos industriales y la captura de CO2 de bosques, que permitirán sustentar el compromiso de alcanzar la carbono-neutralidad hacia la cuarta década de este siglo.

“Este plan de cierre de centrales a carbón, se firmará como acuerdo de forma individual y separadamente entre cada una de las compañías y el Ministerio de Energía como fue anunciado por el Presidente Sebastián Piñera, y contemplará un plazo que considera la necesidad de retirar estas centrales de su operación para cumplir con nuestros acuerdos internacionales en cambio climático, la seguridad y eficiencia económica del sistema eléctrico y las variables sociales asociadas principalmente al tema laboral, siendo trabajado con las empresas, a través de una estrategia de reconversión laboral por parte de éstas para sus trabajadores, y que aplicarán en la medida que vayan retirándose las centrales”, finalizó la autoridad provincial. 

Mesa de descarbonización

En la Ruta Energética 2018-2022, el Ministerio de Energía relevó como uno de sus 10 Mega Compromisos iniciar el proceso de descarbonización de la matriz eléctrica a través de la elaboración de un cronograma de retiro o reconversión de centrales a carbón, conformándose en junio de 2018 la “Mesa de Retiro y/o Reconversión de Unidades a Carbón”, destacando dentro de sus principales conclusiones:

El ingreso natural de centrales renovables permitirá disminuir paulatinamente los niveles de emisión de GEI de nuestro país aun cuando no tengamos un plan de retiro de centrales. Sin embargo, un plan de retiro de estas centrales derivará en una reducción mucho mayor y acelerada, favoreciendo el cumplimiento de nuestros compromisos internacionales.

Por otra parte, en términos de calidad del aire, se relevó que cuatro de las comunas en donde están ubicadas las centrales a carbón han sido declaradas como zonas latentes o saturadas en contaminantes locales: Huasco, Tocopilla, Coronel y Quintero-Puchuncaví.

En línea con lo anterior se mostró que existe evidencia de numerosos estudios científicos que establecen que las emisiones asociadas a la quema de combustibles fósiles tienen efectos directos en la salud de las personas. 

No obstante lo anterior, la evidencia muestra que con la aplicación de la norma de emisiones termoeléctricas de 2011, las emisiones locales (MP2.5, MP10 y SO2) han disminuido significativamente.

Para un retiro responsable de unidades de carbón, la experiencia internacional mostrada en la Mesa recomienda comenzar por las unidades más antiguas y que tengan menor impacto en el sistema eléctrico.

Por su parte, el Coordinador Eléctrico Nacional presentó un estudio en el que concluyó que es posible realizar un cierre programado de todas las centrales a carbón sin afectar la seguridad del suministro eléctrico, siempre y cuando el cronograma no sea excesivamente acelerado (con un plazo no menor a 20 años) y se realicen las expansiones en transmisión y generación necesarias.

En línea con lo anterior, se mostró que el retiro de centrales no tendría grandes impactos en los precios de la electricidad, salvo que se acelerará excesivamente el cronograma de retiro. Sin embargo, sí habría un efecto en las comunas donde se retirarán las centrales por conceptos de la ley de equidad tarifaria y reconocimiento de la generación local.

En términos de empleo, con el retiro del parque completo el número de trabajadores directos e indirectos que se verían afectados a nivel nacional sería cerca de 4.300 y 9.000 respectivamente.

Por último, se encargó un estudio para analizar alternativas tecnológicas para la reconversión de unidades de carbón, en donde la opción de la conversión total o parcial de una central a otros tipos de combustibles tendría un costo de 50 – 231 US$/kW para la reconversión a gas natural y de 473 – 1.212 US$/kW para la reconversión a biomasa.



0 comentarios:

Publicar un comentario