14 abr. 2019

COMENTARIO EN RCI : "Dia Nacional del Locutor ¿Un acto de justicia?" (por Emilio Freixas Lillo)

Domingo 14 de Abril de 2019.- Este 14 de Abril se celebra el Dia Nacional del Locutor, el cual por cierto no debe confundirse con el Dia del Trabajador Radial (o formalmente Dia Nacional del Trabajador de Radiodifusión Sonora) que se celebra cada 21 de Septiembre con la llegada de la primavera y el término de las festividades patrias.

Y si bien esta fecha conmemorativa se ha instaurado desde 2018 para recordar a, posiblemente, la mejor voz publicitaria que ha tenido Chile en toda su historia como es Petronio Romo Stuart (1924 – 2010), el Dia Nacional del Locutor perfectamente podría constituirse como un pequeño acto de justicia hacia los nobles profesionales del micrófono repartidos por todo el país.

Y es que, a proposito del homenaje realizado por el Gobierno el viernes recién pasado en La Moneda, ocasión en la cual se reconoció a una treintena de profesionales, entre ellos  Antonio Vodanovic, Paulina Nin, Julio Videla, Esteban Lob, Juan Carlos Gil y Ernesto Díaz Correa, y a pesar de que el discurso oficial reconoce el rol histórico de los locutores hacia la construcción de un Chile mejor, lo cierto es que la realidad a veces es cruel, demasiado diria yo.

En la ocasión, la vocera de gobierno Cecilia Perez afirmó: “Todos ustedes son talento, pasión y profesionalismo de excelencia”. En otros tiempos, la excelencia era un valor fundamental y por lo mismo los locutores tenían una relevancia tremenda porque no sólo debían hablar correctamente, sino que también había que tener un acervo cultural bastante alto para poder hablar con propiedad cualquier temática. En la actualidad son muy pocos los medios que pueden hablar de excelencia en su diaria labor. No sólo porque los recursos son escasos (la torta publicitaria sigue siendo la misma, solo que se reparte entre más y diversos actores), sino porque, asumamoslo, cualquiera se sienta detrás de un micrófono hoy en dia amparados en conceptos como la diversidad o la democratización de los medios (que no vienen al caso en esta columna por lo menos) pero a la postre, no cumplen con los cánones mínimos para desempeñarse de manera digna.

En otras profesiones existe algo que se llama “ejercicio ilegal de la profesión” y eso es un delito en Chile. Es por eso que no cualquiera puede ejercer como médico, abogado, ingeniero, etc. ya que dichas profesiones se encuentran tuteladas por los respectivos colegios de la orden.

Pero ¿quien ejerce la tutela de los locutores? ¿quien vela por su correcto ejercicio? en teoria, e históricamente hablando, esa labor le ha correspondido al Sindacato Nacional de Locutores Profesionales de Chile. Sin embargo, su labor se ha visto reducida a su mínima expresión a partir de la segunda mitad de la década de 1990. Ahora recientemente se creó la Asociación Nacional de Locutores Profesionales de Chile, pero al no ser una agrupación de corte sindical, sino gremial ¿tendrá el mismo grado de representatividad? ¿tendrá las suficientes atribuciones para velar no sólo por el correcto ejercicio de la profesión, sino que también por la defensa de los intereses de los locutores y su respectivo bienestar?

Lo anterior cobra sentido si tomamos un ejemplo tan básico que pareciera de otra época: muchos locutores hoy apenas perciben el equivalente al sueldo mínimo, lo cual no da para vivir de manera digna, por lo tanto obliga muchas veces a ejercer varios medios a la vez con el respectivo desgaste que ello implica. Y mejor no hablemos de las cotizaciones previsionales o de salud, ya que un número importante de estos profesionales ejerce mediante el pago de honorarios, es decir, sin contrato laboral. Por otro lado, es muy común ver en los medios actuales rostros de televisión que no necesariamente son locutores y que están únicamente porque tienen empatia con el público pero no por ello hablan correctamente. Aún con ello, sus ingresos superan con creces la renta promedio de los locutores.

Si lo que digo no es efectivo, ¿alguien me puede explicar entonces por qué verdaderos “monstruos” de la radiodifusión como el mismo Petronio Romo muerieron en la más cruel de las soledades y abandonos después de haber servido al país con verdadera entrega y excelencia por tantos años? ¿Cuando fue la última vez que un locutor ejerció la lectura de un informativo? ¿Cual fue la última vez que un spot publicitario ha podido ser retenido por el público? ¿Por que los locutores tenemos que estar relegados a una tienda de retail los fines de semana y no en una radio donde debemos estar? ¿Hasta cuando se sigue relegando a los locutores como los parientes pobres de los profesionales de la comunicación?

Son muchas preguntas que hoy no tienen respuesta, pero que si no son respondidas adecuadamente, las palabras de la Ministra Cecilia Perez, a quien le tengo mucho respeto porque despues de todo también ejerció en radio, serán solo palabras al viento, un saludo a la bandera.

Chile le debe mucho a sus locutores, pero por sobre todas las cosas, algo básico: respeto y dignidad.

Escrito por : Emilio Freixas Lillo, Comunicador Social y Director de Cadena Chile



0 comentarios:

Publicar un comentario