25 ene. 2019

Aceite de Oliva del Valle del Huasco obtiene la Denominación de Origen

Viernes 25 de Enero de 2019.- En una ceremonia realizada en la Municipalidad de Freirina en la Región de Atacama, que contó con la presencia del Subsecretario de Agricultura, Alfonso Vargas, el Subsecretario de Economía, Ignacio Guerrero, el Intendente Regional, Francisco Sánchez, el Alcalde de la comuna, César Orellana y el SEREMI de Agricultura de Atacama, Patricio Araya, se entregó el reconocimiento como Denominación de Origen (D.O.) al Aceite de Oliva del Valle del Huasco, la que fue recibida por Herman Von Mayenberger, representante de la Asociación Gremial de Agricultores de la Provincia del Huasco, y Daniela González del Comité de Administración de la D.O.

El apoyo del Ministerio de Agricultura en el sector oleícola, a través del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), ha estado presente en la mejora tecnológica de los procesos productivos, convirtiendo al aceite local en un referente de calidad, rescatando las tradiciones locales, a través del uso de la variedad de olivo “Sevillana”, brindando a este producto características únicas, diferenciadoras y de gran sabor para los consumidores.

El Subsecretario de Agricultura, Alfonso Vargas, junto con felicitar a los oliveros del valle del Huasco por la perseverancia que ha permitido obtener esta D.O., señaló que “con este sello se reconoce al Aceite de Oliva a su saber-hacer único, a la calidad de su trabajo y a la tradición histórica y geográfica en la que se enmarca. Como gobierno, queremos seguir impulsando con fuerza este tipo de herramientas de fomento, donde se funden lo cultural con lo económico, para mejorar la calidad de vida de los chilenos y chilenas y para poner en valor lo que producimos”.

Actualmente se encuentra conformado el  Comité que administra esta Denominación de Origen y el reglamento que asegura el uso de materias primas y procesos industriales que responden a la tradición, calidad e inocuidad que esperan los consumidores, “queda pendiente velar por el cumplimiento de este reglamento  y  trabajar la aplicación de estrategias de marketing, así como también mayor difusión de estos beneficios a otros sectores productivos, como es la gastronomía, turismo, entre otros” señaló el Subsecretario Vargas.

En Chile, el Programa Sello de Origen nació el año 2012, bajo el primer mandato del Presidente Piñera. Se trata de una herramienta que busca proteger a los productores de la competencia desleal, y que también protege al consumidor. Al igual que las marcas, las Denominaciones de Origen facilitan a los consumidores la decisión de compra, porque producen una diferenciación.

En relación a este importante reconocimiento el Director Nacional de INIA, Pedro Bustos puntualizó que “el avance del conocimiento científico generado por el trabajo realizado ha permitido descubrir una serie de compuestos químicos naturales que se generan en la oliva y que son transmitidos al aceite, como es el caso de los ácidos grasos poliinsaturados, antioxidantes naturales y una serie de vitaminas, entre otros, que son altamente valorado y beneficiosos para la salud de las personas”. 

Por su parte el SEREMI de Agricultura, Patricio Araya manifestó que “a partir de este gran hito, desde ahora el desafío para todos los productores que deseen hacer uso del sello de Denominación de Origen, deberán cumplir con el reglamento de uso y control, que fue definido por el Comité Técnico y que está conformado por el INIA, dos productores y dos representantes de Gobierno Regional.  Además de ser capaces de generar iniciativas que permitan la puesta en marcha de este negocio”.

Para Deisy Rojas, productora de la empresa Olivos Centenario señaló que “estamos muy contentos, esta Denominación de Origen es super importante para nosotros, pues ahora la recibimos en la región y es un sello que señala que este aceite es diferente, que tienen características únicas del desierto de Atacama, del fértil valle del Huasco, por lo tanto es único, no hay otro igual en el mundo, y esto viene  a dar nuevas oportunidades para que surjan nuevas iniciativas, en el turismo rural, como patrimonio alimentario, en cata de aceites,  para que otros se sumen y vean una oportunidad de negocio, pues nuestro aceite de oliva tiene una identidad de nuestro territorio y nos representa”.

RESEÑA

Este aceite forma parte de la cartera de 31 productos que actualmente integran el programa “Sello de Origen” del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo y del Instituto Nacional de Propiedad Intelectual (INAPI).

La ejecución técnica de esta Denominación de Origen estuvo a cargo de diversas instituciones, entre las que participa el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) del Ministerio de Agricultura. 

Su financiamiento ha sido gracias al aporte de CORFO, el Gobierno Regional, la Fundación para Innovación Agraria (FIA) y el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), estos últimos dos servicios dependientes de la cartera de Agricultura, entre otros.

Las D.O. abarcan cuatro elementos esenciales: 
Una zona geográfica de producción determinada
Métodos de producción específicos (tradición)
Calidad determinada del producto (asociadas a las características del territorio)
Nombre con una reputación que lo diferencia de otros.



0 comentarios:

Publicar un comentario