28 may. 2017

PDI ha recuperado más de cinco mil piezas paleontológicas en cuatro años en Atacama

Domingo 28 de Mayo de 2017.- La Región de Atacama posee una notable singularidad geológica que la distingue de varias otras regiones del país. Y en efecto, no es solo la riqueza minera de Atacama sino su extraordinario tesoro paleontológico lo que la destaca por sobre el resto del territorio nacional.

Este factor llevó a la Policía de Investigaciones de Chile (PDI) a crear, hace ya cuatro años, la Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medioambiente y Patrimonio Cultural (Bidema) de Copiapó, la cual tiene como misión principal indagar este tipo de ilícitos junto al maltrato animal, contaminación ambiental, incendios forestales, infracciones a la Ley de Caza, usurpación de aguas entre otros.

“Existe Bidema en Arica, Antofagasta, Región Metropolitana, Valdivia, Aysen y Copiapó. Estas unidades están compuestas por Detectives capacitados y comprometidos con las investigaciones que se llevan a cabo, ya que en este tipo de casos el conocimiento y el constante perfeccionamiento es de vital importancia para esclarecer los hechos”, señaló el jefe de la Bidema Copiapó, comisario Patricio Zambrano.

El jefe policial agregó que “dentro de las especialidades de quienes componen estas unidades se encuentran médicos veterinarios, ingenieros forestales, agrónomos, químicos, geógrafos, biólogos marinos, historiadores, entre otros”.

La labor de la PDI en el área del patrimonio cultural se centra en los delitos tipificados en la ley Nº 17.288 de Monumentos Nacionales, la cual permite realizar investigaciones criminalísticas por ventas, tenencias y tráfico ilegal de piezas arqueológicas, paleontológicas, históricas y daño a construcciones de las mismas características. 

En Atacama la Policía Civil ha recuperado 5.516 piezas paleontológicas y arqueológicas, muchas de las cuales fueron sustraídas desde los yacimientos fósiles ubicados en Caldera, lugares que se han convertido en el foco de estos actos delictivos, siendo posteriormente derivadas por la PDI al Consejo de Monumentos Nacionales para la realización de los estudios científicos correspondientes. De esa manera, la Bidema se ha transformado en un actor importante para la región en el ámbito de la educación, la cultura y el patrimonio cultural.

Fósiles de 250 millones de años

Los restos más antiguos de la región corresponden a vertebrados e invertebrados marinos del periodo paleozoico, los cuales datan de más de 250 millones de años y se localizan en la alta cordillera del noreste atacameño. También destacan yacimientos de bosques fósiles con una antigüedad de entre 180 a 200 millones de años. A estos se suman yacimientos con reptiles marinos (ctiosaurios, plesiosaurios y cocodrilos marinos) del periodo Jurásico, con alrededor de 170 millones de años de edad.

Como si fuera poco esta región también ha aportado restos de reptiles voladores (Pterosaurios) procedentes de rocas del periodo cretácico inferior y además algunos de los más completos restos de dinosaurios con una edad Cretáceo Superior, de una data aproximada de 70 millones de años.

Caldera

La región posee el más extenso y rico depósito de vertebrados marinos de la costa de Chile. Se trata de la Formación Bahía Inglesa, una unidad geológica de origen marino la cual aflora principalmente dentro de la Comuna de Caldera a lo largo de más de 100 kilómetros de norte a sur. Durante los últimos 10 años aquí fueron reconocidas más de 70 especies de vertebrados fósiles incluyendo tiburones gigantes, ballenas, aves, reptiles y también animales terrestres que representan registros inéditos para Chile y el mundo.

Sin dudas uno de los más relevantes tesoros patrimoniales reconocidos en la zona, el cual corona al territorio atacameño, es el hallazgo y rescate en 2011 de un impresionante cementerio de ballenas fósiles en la ruta 5, al norte de Caldera. La noticia de este descubrimiento científico dio la vuelta al mundo y terminó por consolidar y posicionar a Caldera en el mapa de la paleontología mundial.

La labor efectuada por la Bidema Copiapó durante este último lustro en la zona ha posibilitado que el material extraído desde los sitios arqueológicos sea derivado a los museos para su estudio y conservación. “En ese sentido hemos desarrollado un trabajo constante para crear conciencia en la comunidad atacameña sobre la importancia de la protección de las piezas arqueológicas y paleontológicas. Además estamos preocupados de recuperar ese patrimonio de un valor incalculable, a fin de que sea apreciado precisamente por lo que es, como patrimonio de todos los chilenos y no como piezas decorativas”, manifestó el comisario Zambrano. 

El jefe de Bidema agregó que “apropiarse de material fósil es un delito, por lo que el llamado es a no adquirirlo, ya que es extraído ilegalmente por guaqueros (saqueadores). Asimismo si se encuentra, éste debe ser dejado en el mismo lugar del hallazgo e informar su ubicación al Consejo de Monumentos Nacionales”.



0 comentarios:

Publicar un comentario