27 ene. 2017

QUE SE SEPA. Bitácora de la tripulación del Supertanker: PDI buscó droga en el avión y reclamos por trabas logísticas

Viernes 27 de Enero de 2017.- En medio del caótico incendio que afecta a gran parte del país, el Boeing 747-400 Supertanker -donado por la chilena Lucy Ana Avilés-, se ha convertido en uno de los principales protagonistas en esta dramática catástrofe, en que el Gobierno reconoció por primera vez que podría haber intencionalidad.

Durante tres semanas la Conaf descartó sistemáticamente la utilidad de la nave antiincendios más grande del mundo, pero bastaron las primeras descargas este miércoles para que el ministro del Interior, Mario Fernández, admitiera que su beneficio “parece indudable”, y el propio director de Conaf, Aarón Cavieres, reconociera que “tenemos la certeza de que funciona”.

El Supertanker lanza 72 mil litros de agua en cada viaje -el avión de mayor tamaño de Conaf lanza 3.100 litros-, y ha logrado aminorar el fuego en zonas a las que no pueden llegar los bomberos.

La tripulación del mediático avión registra cada día en el sitio http://fireaviation.com/ los hechos más relevantes sobre su experiencia en nuestro país desde el martes 24, cuando Conaf los autorizó a venir a Chile.

La bitácora de la tripulación del Supertanker

Con un poco de sorpresa, al aterrizar en el país fueron visitados por policías de la PDI, quienes traían perros antidrogas que revisaron el avión en busca de algún estupefaciente (que no había). En su relato describen con humor que uno de los perros “tuvo que ser subido por una escalera muy empinada hacia el piso superior, tarea difícil. Felicitaciones al guía del perro, ya que fue una tarea muy difícil”.

Un  problema que ha tenido la nave es que como opera en el Grupo 10 de la Fuerza Aérea de Chile, hay muchos aviones militares estacionados que ocupan espacio, y les impiden desplazarse con facilidad para la maniobra de llenado.

Un remolcador debe ayudar a maniobrar al Supertanker para llegar y salir. Esto es completamente inusual, nunca visto, sobre todo para un tanker que está en misión para apagar incendios. Si algunos de esos aviones fueran mejor estacionados y el área estuviera despejada ayudaría significativamente a reducir el tiempo de recarga”, señala la tripulación en su bitácora.

A ello se suma las dificultades que han tenido con el líquido retardante de color rojo que se utiliza en Estados Unidos, Australia y Europa, pero no está disponible en nuestro país. En cambio, usan el retardante Pyrocool, que es dañino para los tanques del avión y no está aprobado en EE.UU.

“El líquido retardante es más efectivo que el agua. Interfiere químicamente el proceso de combustión, debido a la densidad del líquido se pega sobre la superficie en vez de correr como el agua”, señalan.

Entre otros hechos, comentan que la visibilidad en la ciudad se redujo a una milla debido al humo.

Sin embargo, aclaran que las “expectativas con el Supertanker son un poco altas”, y sostienen que el avión “no apagan incendios. Bajo una situación normal de clima y vegetación pueden reducir la propagación del fuego permitiendo a los bomberos construir cortafuegos para apagarlo”.

Además, han registrado el revuelo mediático que ha causado la nave, con fotos de las conferencias de prensa y de las publicaciones en diarios nacionales, como El Mercurio de ayer que dedicó su foto principal a la primera descarga que hizo el avión.

(Informa : El Libero)



0 comentarios:

Publicar un comentario