4 ene. 2017

Gerencia de Estudios de SONAMI confirma que más de 27.000 empleos relacionados con minería se han perdido

Miércoles 04 de Enero de 2017.- De acuerdo al último informe de INE sobre empleo, correspondiente al trimestre septiembre-noviembre 2016, las regiones mineras continúan con una tasa de desempleo por sobre el nivel nacional. En efecto, mientras el país, en el periodo en cuestión, registra una tasa de desocupación de 6,2%, en Antofagasta alcanza un nivel de 8,8%, constituyéndose en la cifra más alta del país. En tanto, en la Región de Tarapacá llega a 6,3%, en Atacama se eleva a 7,2% y en Coquimbo a 8,2%. 

Estas cuatro regiones del norte del país de Chile son eminentemente mineras, pues en Tarapacá el 45% del PIB es generado por este sector productivo, mientras que en Antofagasta el 56%, en Atacama el 44% y en Coquimbo el 35%.

Al comparar la tasa de desocupación actual con lo que ocurría hace un año atrás en el país y particularmente en las regiones mineras, se observa que a nivel nacional la tasa de desempleo crece 0,1 puntos, en tanto que en Tarapacá disminuye  en 0,8 puntos, desde 7,1% a 6,3%,  en Antofagasta aumenta 2,8 puntos, pasando de 6,0% a 8,8%, en Atacama se incrementa 3 puntos, elevándose de 4,2% a 7,2% y en Coquimbo aumenta 1,6 puntos, desde 6,6% a 8,2%.

En las regiones mineras, vale decir, Tarapacá, Antofagasta, Atacama y Coquimbo, de acuerdo a estadísticas del INE, se registran 10.500 cesantes en el sector minero, 12.600 en el comercio, 11.700 en la construcción, 5.800 en el transporte y 4.500 en la industria.  Los cesantes de estas  cinco ramas productivas y de servicios representan el 61% de la totalidad de la cesantía de estas regiones.

CAÍDA EN EL EMPLEO MINERO

De acuerdo al informe del Instituto Nacional de Estadísticas, el empleo en minería en los últimos 12 meses ha caído en 27.000 puestos de trabajo, pues en octubre de 2015 alcanzaba 227.000, en tanto que en septiembre de 2016 registra 200.000, según INE, esto es una disminución de 11,9%.

El empleo en este sector productivo respecto de la medición del mes anterior disminuyó en 1.000 puestos de trabajo.

Sin embargo, si comparamos el peak de ocupación en esta rama productiva, que se alcanzó en septiembre del año 2012, con 261.000 trabajadores, con los últimos datos entregados por el organismo estadístico, se observa que la ocupación en esta actividad económica ha disminuido en 61.000 trabajadores.

Junto a lo anterior, es preciso indicar que el nivel de empleo en la minería hoy es inferior en 1000 puestos de trabajo, respecto  al registrado en marzo del año 2010, pues en esa fecha había 201.000 ocupados en este sector productivo.

El empleo a nivel nacional, en los últimos doce meses, crece 1,6%, esto es, aumenta en 125.000 trabajadores, en tanto las actividades económicas que muestran un retroceso en la generación de empleo son minería que disminuye 11,9%, intermediación financiera 8,3% y  construcción 3,6%,  son estas actividades económicas precisamente las que muestran  una baja en la ocupación.

Es preocupante la caída en la ocupación en la minería, por cuanto por cada empleo directo en este sector productivo se generan 2,5 a 3 empleos indirectos, de modo tal que el impacto es muy relevante.

Cabe destacar que todas estas actividades están muy relacionadas con el comportamiento del sector minero. Por ello cuando la minería progresa, arrastra virtuosamente a otras actividades económicas. 

Cuando la minería se detiene, impacta significativamente en otros sectores de la economía, particularmente en el comercio y en la construcción. 

La contratación de trabajadores se manifestará con fuerza en el sector minero una vez que se reactive la inversión.

Por ello, considerando el efecto multiplicador de la inversión minera debemos dar un impulso robusto a esta importante variable, a través de la agilización de permisos y más importante aun despejando las incertidumbres. 



0 comentarios:

Publicar un comentario