14 jul. 2016

Tribunal de Copiapó condena a 7 años de presidio efectivo a autores de tráfico de 670 kilos de marihuana

Jueves 14 de Julio de 2016.- El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Copiapó condenó el miércoles 13 de julio a penas efectivas de 7 años de presidio a Carlos Alberto Guerrero Bugueño y Jorge Mario Carvajal Leiva, como autores del delito de tráfico de drogas, ilícito perpetrado en noviembre de 2016, en la comuna de Diego de Almagro. 

En fallo unánime (causa rol 97-2016), el tribunal –integrado por los magistrados Lisbeth Cartes (presidenta), Juan Pablo Palacios y Rodrigo Cid (redactor)– impuso, además, a los condenados las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y de derechos políticos y la de inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena, y el pago de una multa de 10 UTM (unidades tributarias mensuales), cada uno.

Asimismo, una vez ejecutoriado el fallo, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas de los sentenciados para determinar sus respectivas huellas genéticas y su inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

El tribunal tuvo por acreditado, más allá de toda duda razonable, que en horas de la tarde del 26 de noviembre de 2015, Jorge Mario Carvajal Leiva y Carlos Alberto Guerrero Bugueño fueron sorprendidos por funcionarios de la Policía de Investigaciones cuando se desplazaban por la ruta C-115 B en posesión y transportando cannabis sativa en la camioneta doble cabina marca Volkswagen, modelo Amarok, color roja, placa patente DFZX-36, cargada con veinte sacos de nylon, que a la vez en su interior contenían 482 contenedores de forma rectangular, cubiertos con cinta adhesiva color café, los que mantenían una sustancia vegetal en estado seca, compactada y prensada, la cual arrojó un peso total de 669.700 gramos.

Los acusados viajaban en dirección norte a sur utilizando la camioneta con la carga ya referida, la cual habían arrendado para la perpetración de los hechos objetos de esta acusación, y previamente se habían coordinado y concertado para trasladar la droga desde las cercanías de la mina Altamira hasta La Serena.

 “Al detectar los acusados que los vehículos de la PDI se encontraban con sus balizas encendidas y distintivos institucionales, aceleran la velocidad de trayecto que mantenían por esta ruta, perdiendo el control del vehículo, al cual se le reventaron los dos neumáticos traseros al colisionar con un montículo de tierra, lo que obligó su detención, ante lo cual intentaron huir corriendo siendo alcanzados y detenidos por funcionarios policiales”.

“Los acusados mantenían $89.000 en dinero en efectivo destinado a sustentar costos parciales del traslado de la droga y cinco teléfonos celulares para coordinar el transporte y entrega de la droga”.



0 comentarios:

Publicar un comentario